Nota destinos post pandemia

Los destinos que nos proponen para viajar a pesar de la pandemia

Te proponemos algunos destinos a los que podemos ir, sí, a pesar de la pandemia. Así que solo queda desempolvar la maleta y escoger destino.

Durante cinco días, en Madrid, se han podido ver y escuchar las propuestas de viajes de 165 países para los próximos meses. Y es que la gente tiene ganas de salir, de ver mundo, en definitiva, de empezar a hacer vida normal, sin restricciones de movilidad más que las necesarias, y Fitur ha sido el punto de partida para empezar a soñar y pensar en nuestro próximo destino. Ahora sabemos que estamos más cerca de poder viajar durante las próximas vacaciones.

El Hierro (Canarias)
Esta isla volcánica, de tan solo 11 mil habitantes y con apenas 268 km2, se ha vuelto de lo más trendy. Las espectaculares imágenes , como la zona del Tacorón donde crecen los plataneros, o Las Playas donde se encuentra el Parador Nacional, han despertado la curiosidad de los viajeros, y no es para menos, pues se trata de un paraíso en medio del océano Atlántico.

Cuenta con piscinas naturales fantásticas, la más famosa es el Charco Azul, un fondo marino espectacular, perfecto para bucear, rodeado de dramáticos acantilados, y un cielo limpio que permita ver las estrellas en la noche. Además, aquí todo tiene un ritmo más sosegado, para los amantes de la tranquilidad.

Palma (Baleares)
Palma de Mallorca siempre es uno de los destino más deseados para los veranos. Es una ciudad pequeña, de 400.000 habitantes, pero abierta y cosmopolita, cuenta con museos, tiendas, restaurantes, hoteles, festivales, mercadillos… y todo junto al mar. Y además de bañarnos y tomar el sol en sus playas y calas, lo más bonito es su casco antiguo que conserva el trazado medieval de calles estrechas y empedradas, en las que ver edificios góticos como la catedral o el castillo de Bellver, y también el barrio judío del call, una maravilla. Además, es el mejor punto de partida para descubrir el resto de la isla.

La Costa Tropical (Granada)
La Costa Tropical de Granada es poco conocida, son 73 km de playas y recónditas calas que nada tienen que envidiar a otras más turísticas. La zona disfruta de un clima envidiable, a lo largo de todo el año, así que es posible cultivar frutos tropicales como el mango, la chirimoya y el aguacate, de ahí su nombre.

Está formada por 19 municipios que cuentan con una gran riqueza histórica y monumental, además de espectaculares paisajes y una exquisita gastronomía. Destacan Motril y su centro histórico, Salobreña y sus casas blancas, Almuñécar y el castillo árabe, y las torres vigía de La Herradura, pero no hay que dejar de visitar el resto. Un buen lugar para los que buscan tranquilidad, brisa marina, sol, y calma, al final uno no quiere irse nunca de sus playas.

Little Island, el nuevo paraíso de Nueva York

Pacaya Samiria (Perú)
La reserva nacional Pacaya Samiria es la segunda área natural protegida más grande del Perú, en la Amazonia, con más de 2.000 hectáreas. Un lugar alucinante que dejará con la boca abierta incluso a los más aventureros. Se trata de un bosque húmedo tropical inundable, que alberga lagunas como a El Dorado, y donde viven hasta 1.000 especies de animales y más de 900 plantas silvestres, además de 50 comunidades nativas que se dedican a la caza, la pesca, la agricultura y también del turismo vivencial como uno de sus principales medios de subsistencia.

Para conocer la selva hay que hacerlo de la mano de un guía especializado que proporcionará todo tipo de experiencias, tours por el río, caminatas por la selva, dormir en refugios.

El Cairo (Egipto)
El espectacular patrimonio histórico y cultural que atesora el país, legado de una civilización de más de 5.000 años de antigüedad, convierte al Cairo en un destino cautivador. Una ciudad de más de ocho millones de habitante absolutamente fascinante por sus contrastes, su cultura, el bullicio, el caos y por el patrimonio espectacular que posee: las pirámides de Guiza, el Gran Museo Egipcio, Saqqara, la mezquita del Sultán Hasán, la Ciudad de los Muertos, … imposible verlo todo en un solo viaje.

Además, es el punto de partida de muchos de los tours que llevan hacia el Nilo, Abu Simbel, el Valle de los Reyes, entre otros lugares. Es hora de volver a Egipto para descubrir su deslumbrante pasado.

Bohol (Filipinas)
Hablar de Bohol es hablar de sus colinas que parecen bombones de chocolate perfectos. Se trata de miles de pequeñas colinas repartidas en unos 50 kilómetros cuadrados que miden entre 30 y 50 metros, aunque algunas llegan a sobrepasar los 100 metros.

Bohol es una de las islas más espectaculares de la región de Visayas, y la décima más grande del país, en la que podemos encontrar manantiales cristalinos, bonitas cascadas, el río Loboc y playas únicas con un fondo marino en el que los buceadores pueden encontrarse impresionantes corales, y coloridos estatuarios marinos. Es una isla llena de tesoros naturales maravillosos.

 

 

Fuente\   www.msn.com Portal informativo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Miradas Magazine

Miradas Magazine

Revista digital de marketing, turismo, tecnología, negocios, arte y emprendimiento.

Compartimos el mejor contenido para ti!

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Clave

Artículos Relacionados

Nota Residuos de paneles solares

Residuos de paneles solares: El mundo se enfrenta a un gran problema

Ocho millones de toneladas de paneles solares podrían llegar al final de sus vidas útiles para 2030. Los científicos federales están advirtiendo que una ola de desechos de paneles solares puede llegar a los vertederos de basura en forma masiva a menos que los investigadores descubran maneras de reciclarlos.

Nota contaminacion tecnologica

La contaminación tecnológica, un problema del siglo XXI

Móviles, tabletas, portátiles… La proliferación de dispositivos digitales se está convirtiendo en un problema para el planeta porque, cuando su vida útil finaliza —al año se generan casi 50 millones de toneladas de chatarra tecnológica—, su tasa de reciclaje es insuficiente. Aumentarla es clave para frenar el cambio climático y evitar el deterioro del medio ambiente.