Nota El Louvre online

El Louvre se abre al mundo y cuelga 482.000 obras en internet

El Museo del Louvre presentó el pasado fin de semana su nueva página web que incluye una exhaustiva base de datos con el total de sus obras y una recreación virtual para visitar la pinacoteca a distancia, un cambio que se ha considerado necesario por el largo cierre a causa de las restricciones sanitarias.
El presidente del Louvre, Jean-Luc Martinez, explicó en una conferencia digital sobre el nuevo formato web que en 2020 el museo recibió la cifra récord de 21 millones de visitantes en su página, uno de los motivos de estos cambios. «Hay un auténtico uso de esta herramienta que a día de hoy va más allá del objetivo inicial» cuando se creó, que era preparar la visita, dijo Martinez.
Tres cuartas partes del conjunto de sus colecciones
El museo lanzó una nueva base de datos, collections.louvre.fr, con entradas a más de 482.000 obras, es decir, casi tres cuartas partes del conjunto de sus colecciones.
Se trata de obras expuestas físicamente, pero también de las que se encuentran almacenadas, incluido en las nuevas dependencias ultramodernas de Lievin, en el norte de Francia.
También es posible visitar virtualmente el museo Delacroix, que pertenece al Louvre, así como las esculturas de los jardines de las Tullerías y las obras recuperadas tras la Segunda Guerra Mundial, que están a la espera de ser restituidas a las familias judías expoliadas por los nazis.
«El confinamiento ha tenido puntos beneficiosos»
El Louvre, el museo más visitado del mundo, espera que investigadores, profesores, visitantes y el público general puedan acceder con más facilidad e incluso descubrir las instalaciones a partir de una reconstrucción digital en 3D que permite una visita interactiva a las salas.
«El confinamiento ha tenido puntos beneficiosos», destacó Dominique de Font-Réaulx, conservadora del museo, para quien el primer cierre del establecimiento, entre marzo y julio de 2020, permitió confirmar que los usuarios que llegan a la web del Louvre no solo pretenden preparar su visita sino disfrutar del contenido.
«Hemos intentado abrir los espacios del Louvre, contar historias… Es una herramienta de democratización increíble y una puerta abierta al mundo», señaló la historiadora del arte.
La web, que ya está en línea, presenta en portada el título «Viaja de la mano del Louvre», así como una serie de contenidos como podcast, artículos, conciertos o experiencias virtuales, en un esfuerzo de divulgación que será completado paulatinamente con el objetivo de integrar la totalidad de las obras.
El Louvre está cerrado desde hace varios meses debido a la pandemia. El año pasado, las visitas a su sitio web louvre.fr se dispararon hasta los 21 millones, mientras que en las redes sociales reunió a diez millones de seguidores.
El museo más frecuentado del mundo registró solo 2,7 millones de visitas durante los seis meses que abrió en 2020, frente a 9,6 millones para el conjunto del año anterior.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Miradas Magazine

Miradas Magazine

Revista digital de marketing, turismo, tecnología, negocios, arte y emprendimiento.

Compartimos el mejor contenido para ti!

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Clave

Artículos Relacionados

Nota Residuos de paneles solares

Residuos de paneles solares: El mundo se enfrenta a un gran problema

Ocho millones de toneladas de paneles solares podrían llegar al final de sus vidas útiles para 2030. Los científicos federales están advirtiendo que una ola de desechos de paneles solares puede llegar a los vertederos de basura en forma masiva a menos que los investigadores descubran maneras de reciclarlos.

Nota contaminacion tecnologica

La contaminación tecnológica, un problema del siglo XXI

Móviles, tabletas, portátiles… La proliferación de dispositivos digitales se está convirtiendo en un problema para el planeta porque, cuando su vida útil finaliza —al año se generan casi 50 millones de toneladas de chatarra tecnológica—, su tasa de reciclaje es insuficiente. Aumentarla es clave para frenar el cambio climático y evitar el deterioro del medio ambiente.