Nota El cuento de la criada

El cuento de la criada: Comienza la caza de June, la mujer que se convirtió en líder de la revolución en su cuarta temporada

La cuarta temporada vuelve cargada de momentos angustiosos aunque por fin se empieza a ver un poco de luz al final del túnel.

Han pasado dos años de la temporada tres de ‘El cuento de la criada’, la serie que acompañó al #MeToo y al gobierno Trump con su denuncia feminista. Recordemos: esta distopía escrita por Margaret Atwood retrata lo que fue de Estados Unidos tras una guerra civil y una catástrofe ambiental: lo que queda es una dictadura totalitaria de los hombres y unas mujeres sometidas en distintos grados, desde las serviles esposas a las criadas, aquellas que no se han quedado estériles debido a la contaminación. Sus hijos, concebidos por violación en un perverso rito a tres, pasan a manos de las señoras. Es lo que le sucede a June (Elisabeth Moss), nuestra protagonista, convertida por fin en la cuarta temporada en líder revolucionaria.

 

Volvemos a Gilead después de una temporada, la tercera, en la que June logra sacar el país a 52 niños robados del país. Con una guerra inminente entre Gilead y Canadá y problemas de adaptación para unos niños que no se adaptan a su nueva vida, nuestra heroína y su grupo de criadas rebeldes terminan refugiadas en una granja desde la que decidirán sus próximos movimientos. En los avances de los 10 episodios de la cuarta temporada, ya podemos ver que la violación de las criadas va a volver al centro de la discusión, enfocada desde el punto de vista de las víctimas: sus deseos de venganza, la digestión del trauma, sus actos terroristas. ¿Hasta qué punto se justifica la violencia de unas mujeres que han sido previamente violentadas?

 

Parece que los productores no han escuchado el grito desesperado de la audiencia fiel al ‘El cuento de la criada’: la angustia y la violencia de las pasadas temporadas resultaba, en algunos momentos, insoportable. Los personajes sufrían tal tortura física y psicológica, que muchas mujeres confesaron cambiar de canal de lo mucho que les afectaba. No parece que la nueva temporada baje la intensidad en este sentido, pero al menos encontramos ya una brizna de esperanza para June y las mujeres subyugadas. No proviene, como hasta el momento, de actos heroicos protagonizados por una sola mujer, sino por la alianza de todas. Solo en lo colectivo se puede conseguir la emancipación y la sanación del trauma de la violencia.

 

Fuente\   peopleenespanol.com Portal informativo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Miradas Magazine

Miradas Magazine

Revista digital de marketing, turismo, tecnología, negocios, arte y emprendimiento.

Compartimos el mejor contenido para ti!

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Clave

Artículos Relacionados

Nota Residuos de paneles solares

Residuos de paneles solares: El mundo se enfrenta a un gran problema

Ocho millones de toneladas de paneles solares podrían llegar al final de sus vidas útiles para 2030. Los científicos federales están advirtiendo que una ola de desechos de paneles solares puede llegar a los vertederos de basura en forma masiva a menos que los investigadores descubran maneras de reciclarlos.

Nota contaminacion tecnologica

La contaminación tecnológica, un problema del siglo XXI

Móviles, tabletas, portátiles… La proliferación de dispositivos digitales se está convirtiendo en un problema para el planeta porque, cuando su vida útil finaliza —al año se generan casi 50 millones de toneladas de chatarra tecnológica—, su tasa de reciclaje es insuficiente. Aumentarla es clave para frenar el cambio climático y evitar el deterioro del medio ambiente.