Nota Aparece cuadro en España

Descubierto en España un cuadro de Lavinia Fontana, desaparecido desde 1914

El cuadro saldrá a subasta en mayo por 50.000 euros (60.600 dólares). Formaba parte de una colección española particular, aunque la familia desconocía la autoría de la obra

La casa de subastas Segre sacará a subasta ‘Retrato de Lucia Bonasoni di Garzoni’ que ha atribuido a la italiana Lavinia Fontana, una de las pocas pintoras barrocas con reconocimiento internacional y a la que el Museo del Prado dedicó recientemente una exposición.

El cuadro saldrá a subasta en mayo por 50.000 euros (60.600 dólares). Formaba parte de una colección española particular, aunque la familia desconocía la autoría de la obra y lo tenía atribuido a la escuela bolognesa del siglo XVI.

La acreditación de la obra ha corrido a cargo del experto Marco Tanzi, y será publicado en un artículo en noviembre en el volumen ‘Scritti in onore di Rosanna Cioffi’ de la Universidad de Campania ‘Luigi Vanvitelli’.

El cuadro llegó hasta la casa de subastas en diciembre y llamó la atención por su calidad y el nivel de detalle con que estaba pintado. Desde entonces, han realizado un estudio completo (informe del historiador y análisis químico) para acreditar su autoría.

Se trata de un óleo de 113 x 87 centímetros, en el que aparece la noble e intelectual Lucia Bonasoni Garzoni, coetánea de Lavinia Fontana.

La retratada era conocida como la belleza d’Amore y fue una importante noble boloñesa que perteneció a un exclusivo grupo de mujeres intelectuales de la ciudad, del que también formaba parte la artista. Bonasoni incluso llegó a ser madrina de uno de los 11 hijos de la pintora.

La retratada era conocida como ‘La belleza d’Amore’ y fue una importante noble boloñesa que perteneció a un exclusivo grupo de intelectuales

La estructura compositiva de la obra y, sobre todo, la precisión por cada detalle, al igual que un miniaturista, es semejante a otras obras de Lavinia Fontana, según el experto, que cita detalles como el peinado y los rasgos del retrato de la noble.

El reconocimiento de esta obra, que según el estudio fue vendido por última vez en 1914 en una subasta en Florencia, es una importante incorporación al catálogo de obras de la pintora barroca, una de las pocas que consiguió tener reconocimiento y vivir de su arte.

El cuento de la criada: Comienza la caza de June, la mujer que se convirtió en líder de la revolución en su cuarta temporada

El Museo del Prado le dedicó una exposición junto a Sofonisba Anguissola, otra pintora de renombre, con motivo de su bicentenario.

Pocas son las piezas que salen al mercado de la autora, según reconoce la casa de subastas, de ahí el interés que la obra ha generado, varios coleccionistas ya han mostrado su interés por ella.

La sala ha enviado toda la documentación a la Junta de Calificación del Ministerio de Cultura para que determine si puede ser exportado o no.

 

Fuente\   elconfidencial.com Portal de Tecnología

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Miradas Magazine

Miradas Magazine

Revista digital de marketing, turismo, tecnología, negocios, arte y emprendimiento.

Compartimos el mejor contenido para ti!

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Clave

Artículos Relacionados

Nota Residuos de paneles solares

Residuos de paneles solares: El mundo se enfrenta a un gran problema

Ocho millones de toneladas de paneles solares podrían llegar al final de sus vidas útiles para 2030. Los científicos federales están advirtiendo que una ola de desechos de paneles solares puede llegar a los vertederos de basura en forma masiva a menos que los investigadores descubran maneras de reciclarlos.

Nota contaminacion tecnologica

La contaminación tecnológica, un problema del siglo XXI

Móviles, tabletas, portátiles… La proliferación de dispositivos digitales se está convirtiendo en un problema para el planeta porque, cuando su vida útil finaliza —al año se generan casi 50 millones de toneladas de chatarra tecnológica—, su tasa de reciclaje es insuficiente. Aumentarla es clave para frenar el cambio climático y evitar el deterioro del medio ambiente.