Nota como elegir el tipo de champu

Cómo elegir el mejor champú según tu tipo de cabello

No se trata solo de higiene, utilizar el champú adecuado te ayudará a lucir un pelo más hidratado, sano y brillante

Llevar el pelo limpio y cuidado es esencial para dar buena imagen. Y aunque pienses que cualquier champú sirve para conseguir el objetivo, no es así. Igual que existen diferentes tipos de piel (grasa, mixta, sensible o seca), también existen diversos tipos de cabello. Así que el primer paso para elegir el mejor champú para ti, es conocer cómo es tu pelo. Pero hay que fijarse en algo más, según el doctor Juanjo Andrés Lencina, dermatólogo asesor de H&S, «lo primero que deberíamos ver es cómo es el cabello y el cuero cabelludo (con aspecto aceitoso o más bien seco, áspero y aspecto deslustrado). Otro aspecto fundamental es valorar si tiene alguna patología de base, tipo dermatitis. En tercer lugar, hay que ver aspectos más pragmáticos: ¿tenemos pelo y barba?, ¿nuestro pelo es muy largo?, ¿nos duchamos en el gimnasio?, ¿tenemos tiempo suficiente para dedicar al lavado? En función de nuestras respuestas podemos encontrar el champú que mejor se adapte a nosotros y nuestro estilo de vida».

¿Tu cuero cabelludo es graso o seco?
La primera pregunta que debes hacerte es esta. El cuero cabelludo graso, que suele estar relacionado también con la piel grasa, se caracteriza por tener un aspecto aceitoso. Es un pelo que da la sensación de estar sucio incluso horas después de haberlo lavado. El doctor Lencina nos cuenta que «el exceso de grasa es perjudicial a largo plazo. De hecho, en caso de tener caspa o dermatitis, ese exceso de grasa es aprovechado por el hongo Malassezia (agente fundamental en dicha caspa o dermatitis) para perpetuar este ciclo inflamatorio y de descamación. Debemos encontrar un producto que realice una limpieza profunda, actuando sobre el folículo, sobre la producción de grasa y consiguiendo un equilibrio adecuado, que proporcione brillo, hidratación y protección, pero sin excesos. Aquí son fundamentales los champús aniónicos (con compuestos como el Lauryl sulfato o los Succinatos), que son excelentes detergentes, pero corren el riesgo de ‘secar’ en exceso si el cuero cabelludo y el pelo no son grasos».

6 cosas que debes saber antes de aplicarte ácido hialurónico para las ojeras

En el caso opuesto tenemos el cuero cabelludo seco, que se caracteriza por la falta de sebo, que puede dar lugar a molestias por la sequedad excesiva. El pelo seco carece de brillo, es opaco y muestra siempre el mismo aspecto, aunque esté recién lavado. Como explica el doctor Lencina, «el pelo seco necesita más grasa, o bien consiguiendo que los folículos (a través de sus glándulas sebáceas) la produzcan o aportándola de forma externa. Aquí puede ser necesario, por tanto, complementar nuestra limpieza, con algún producto acondicionador o hidratante, pero el uso de un champú apropiado también es básico. Aquí suelen primar los champús catiónicos, con menor actividad detergente, pero con menor riesgo de resecar».

El doctor Lencina apunta a que «el pelo puede cambiar a lo largo de nuestra vida, así en las primeras décadas de nuestra vida, sobre todo con la pubertad, el pelo tiende a ser más graso, pero con el paso de los años, puede volverse más seco».

Otros factores a tener en cuenta para elegir el champú
A la hora de elegir un champú también hay que tener en cuenta si el pelo es rizado, liso, teñido o con canas. La industria cosmética ofrece diferentes tipos de productos para cuidar cada uno. Por ejemplo, el pelo rizado tiende a estar más reseco y sufrir de encrespamiento, por eso es aconsejable elegir un champú hidratante. Para evitar que las canas amarilleen conviene utilizar un champú con pigmentos violetas. Mientras que si el cabello está teñido también se deberían elegir productos específicos para él.

Por otra parte, cuando el pelo presenta alguna patología como la caspa, la dermatitis seborreica o la caída, lo esencial es acudir a un dermatólogo para que valore el problema y recomiende el mejor tratamiento, así como la necesidad de cambiar de champú o no.

Consejos para un lavado perfecto
En torno al lavado del pelo hay algunos mitos. El doctor Lencina nos confirma que «lavar mucho el pelo no es malo. Lo malo es no utilizar un producto adecuado». La frecuencia del lavado dependerá tanto del tipo de cuero cabelludo, el graso siempre necesita más lavados que el seco, como del estilo de vida y actividad. Si usas geles y cremas de peinado, deberías lavarlo más a menudo, igual que si vas al gimnasio o vives en una gran ciudad, ya que con la contaminación también se ensucia más. «En el pelo largo y frondoso solemos recomendar aplicar dos veces el champú. Con pelo corto o escaso, puede ser suficiente con una vez, bien aplicado. Es importante que los componentes del champú penetren hasta el cuero cabelludo, con lo que hay que masajear, al menos, durante 5 minutos o más para conseguir este efecto, salvo que tengamos el pelo corto o escaso», apunta el experto asesor de H&S.

 

Fuente\   abc.es, Portal de noticias

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Miradas Magazine

Miradas Magazine

Revista digital de marketing, turismo, tecnología, negocios, arte y emprendimiento.

Compartimos el mejor contenido para ti!

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Clave

Artículos Relacionados

Nota Residuos de paneles solares

Residuos de paneles solares: El mundo se enfrenta a un gran problema

Ocho millones de toneladas de paneles solares podrían llegar al final de sus vidas útiles para 2030. Los científicos federales están advirtiendo que una ola de desechos de paneles solares puede llegar a los vertederos de basura en forma masiva a menos que los investigadores descubran maneras de reciclarlos.

Nota contaminacion tecnologica

La contaminación tecnológica, un problema del siglo XXI

Móviles, tabletas, portátiles… La proliferación de dispositivos digitales se está convirtiendo en un problema para el planeta porque, cuando su vida útil finaliza —al año se generan casi 50 millones de toneladas de chatarra tecnológica—, su tasa de reciclaje es insuficiente. Aumentarla es clave para frenar el cambio climático y evitar el deterioro del medio ambiente.