Nota Tesla vs

Así fue “la guerra de las corrientes” entre Thomas Edison y Nikola Tesla que cambió la historia

Nikola Tesla soñó con distribuir la energía eléctrica gratis entre la gente , y la influencia de su genio aún se siente en tecnologías como la radio y las comunicaciones inalámbricas, entre muchos otros campos. Pero uno de sus primeros grandes desafíos fue superar la difamación de Thomas Alva Edison.

El inventor estadounidense recibió al croata con incredulidad y lo tuvo como discípulo. Pero al final, el alumno superó al maestro.

Tesla había llegado a Estados Unidos desde Europa con unos pocos centavos en los bolsillos y un puñado de buenas ideas para mejorar el estándar de electricidad que allí se utilizaba, el ideado por Edison.

Sin embargo, las buenas intenciones y conocimientos en campos mecánicos, física y matemáticas chocaron con los deseos y ambiciones de Edison. El inventor estadounidense se vio amenazado y buscó por todos los medios -incluso los desleales- demostrar la peligrosidad de la corriente alterna para asegurarse la permanencia de su corriente continua como único flujo para iluminar las grandes urbes de su país.

El inicio de una disputa de luces

Thomas Edison junto a un modelo a escala de su sistema, en 1910. (AP)

Thomas Edison junto a un modelo a escala de su sistema, en 1910. (AP)

Todo comenzó en 1879 cuando Edison presentó en sociedad la bombilla incandescente. Con la intención de introducir su invento en todos los hogares del país, empezó a investigar un sistema que permitiera suministrar energía para iluminar a Estados Unidos.

Tras ocho años de pruebas y experimentos dio con una solución, la corriente continua, que sustituía al vapor como fuente de energía. Fue un éxito, aunque durante un breve periodo ya que empezaron a notarse los numerosos inconvenientes que el sistema de Edison presentaba.

La energía fluía en una sola dirección y los cables se derretían al paso de la corriente. El sistema no permitía transmitir energía a distancias superiores a 1 o 2 kilómetros, por lo que debían instalarse generadores por toda la ciudad. Y como tampoco se podía transformar el voltaje, se necesitaban líneas eléctricas por separado para proporcionar energía tanto a las industrias como a los hogares de forma eficiente, segura y económica. El resultado fue que el cielo de Nueva York -por ejemplo- quedó sembrado de gruesos cables de cobre.

En 1888 la tragedia golpeó a Nueva York y a la invención de Edison. El Gran Huracán Blanco sepultó a la ciudad, los fuertes vientos causaron la rotura de los cables que cayeron sobre las calles. Unas 400 personas murieron, muchas de ellas electrocutadas.

La llegada del joven prodigio

Tesla arribó a Nueva York en 1884 con 28 años, algunos pocos dólares en el bolsillo y una carta de recomendación de su mentor europeo para Edison. “Querido Edison: conozco a dos grandes hombres y usted es uno de ellos. El otro es este joven”, decía la misiva.

Nikola Tesla. (New York Times)

Nikola Tesla. (New York Times)

La llegada de Tesla no le causó una buena impresión a Edison que desde el primer instante vio en el croata una amenaza a su popularidad y su trabajo. Sin embargo, lo contrató para que le ayudase a mejorar su sistema de corriente continua y le prometió a Tesla una recompensa de 50.000 dólares si lo conseguía.

Edison carecía de una educación formal y todos sus inventos se basaban en un método de ensayo, prueba y error. Tesla, en cambio, poseía una sólida formación y era capaz de resolver mentalmente los problemas técnicos que surgían sin recurrir a los experimentos. Las diferencias no tardaron en llegar y se distanciaron.

Pero un año y medio después, Tesla volvió con una solución: se trataba de un sistema de generación y transmisión de corriente alterna que permitía que el voltaje se elevara con un transformador antes de transportarse a largas distancias y, una vez en su destino, se redujera para proporcionar energía con seguridad lo que presentaba muchas ventajas frente a la corriente continua de Edison.

De todas formas, Edison desestimó la propuesta y menospreció a Tesla. Incluso se negó a pagarle la recompensa que le había prometido. Tesla se fue furioso y renunció a trabajar nuevamente con Edison.

Una rivalidad eléctrica

Tesla en su laboratorio.

Tesla en su laboratorio.

Tesla se había hecho conocido en la industria de la energía y recibió nuevas propuestas tras trabajar con Edison. Muchos inversores se interesaron en financiar su trabajo: A.K. Brown le financió el diseño de un nuevo motor de corriente alterna. La Western Union Company apoyó su investigación sobre generación y transporte de corriente alterna a largas distancias. Lo que despertó el interés de George Westinghouse -inventor de los frenos de aire para trenes- que le compró su sistema de corriente alterna a través de su compañía The Westinghouse Corporation.

La comercialización de aquel nuevo sistema de energía supuso el inicio de la “guerra de corrientes”, que enfrentó durante casi una década a Thomas Alva Edison y la General Electric, por un lado, con Nikola Tesla y la Westinghouse Corporation, por otro.

Quizá también te pueda interesar: Nikola cancela su pickup Badger y se hunde su acción. El sueño de competir con Tesla cada vez más lejos

Edison jugó sucio: llenó la ciudad de carteles que advertían de los peligros que suponía el sistema de Tesla y se dedicó a electrocutar en público a perros y caballos para demostrar la falta de seguridad. Tras meses de batalla, aquel enfrentamiento concluyó en la Exposición Universal de Chicago de 1893.

Los organizadores buscaban una fórmula para iluminar el recinto y recurrieron a Edison y a Tesla. El primero les propuso su sistema de corriente continua y les pidió un millón de dólares. En cambio, Tesla, con su corriente alterna, les presentó un presupuesto que rebajaba esa cantidad a la mitad y que, además, libraba a la feria del enjambre de cables que suponía la opción de su rival.

 

Thomas Alva Edison.

Thomas Alva Edison.

Ambos sistemas se expusieron durante la feria. Edison realizó una demostración de su corriente: al encender el interruptor de su bombilla incandescente, todas las luces de Chicago se atenuaron. En cambio, Tesla tuvo mejor suerte: demostró una y otra vez la belleza y el poder de su corriente alterna mediante un espectáculo en el que conseguía que le saltaran chispas de los dedos. Y cuando el presidente estadounidense, Grover Cleveland, encendió el interruptor y cien mil bombillas incandescentes iluminaron el espacio, el público estalló en aplausos.

Los miles de espectadores serían los primeros en ver con sus propios ojos la nueva electricidad de Tesla. La corriente alterna se imponía así sobre la continua de Edison. Ya no quedaba duda alguna: sería la energía de consumo masivo del siglo XX.

Tres años más tarde, Buffalo se convirtió en la primera ciudad de Estados Unidos en iluminarse por la corriente de Tesla, después de que The Westinghouse Corporation instalara una central hidroeléctrica en las cataratas del Niágara capaz de enviar energía hasta a 32 kilómetros de distancia.

En Nueva York, la compañía de Edison continuó proporcionando energía a muchos clientes que habían adoptado el sistema de la corriente continua a comienzos de siglo, sobre todo hoteles que la empleaban para hacer funcionar sus ascensores.

En 1998, la central de Nueva York que Edison había fundado casi un siglo antes aún suministraba energía a 4.600 personas, cifra que se redujo a 60 en 2006 y al año siguiente hizo su última transmisión.

Mientras Edison pregonaba: “No he fracasado. He encontrado 10000 soluciones que no funcionan”. Tesla prefería afirmar: “El presente es suyo, el futuro es mío”. Y así fue.

 

Fuente\  clarin.com Portal de Noticias

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Miradas Magazine

Miradas Magazine

Revista digital de marketing, turismo, tecnología, negocios, arte y emprendimiento.

Compartimos el mejor contenido para ti!

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MANTENTE CONECTADO
Banner Promo Destinos
Mas Vistos
Categorías
Etiquetas
Publicidad
Mira Quien Nos Visita
NEWSLETTER
Subscribe our newsletter to stay updated.
En Clave

Artículos Relacionados

Nota Deep Nostalgia

Deep Nostalgia: la “app” del momento que utiliza IA para dar vida a tus fotos antiguas

Hoy queremos comentarles de la existencia de una herramienta que le da vida a nuestras fotos para convertirlas en pequeños vídeos. Nos fijamos en una nueva herramienta online que sin duda va a ofrecernos una perspectiva completamente diferente de nuestros antepasados, ya que desde luego van a convertirse en el blanco de la gran mayoría de transformaciones que hagamos con esta herramienta. Hablamos de Deep Nostalgia, la nueva herramienta de My Heritage que sin duda vas a querer utilizar con tus fotos antiguas.