Nota Willis Tower

Así es la vertiginosa plataforma de observación más alta de Estados Unidos

Las cajas de cristal a 410 m de altura de la Willis Tower, en Chicago, reabren al público tras una amplia renovación.

El Gran Incendio de Chicago de 1871 devoró la vida de unas 300 personas, destruyó alrededor de 9 km2 de edificios e infraestructuras y dejó a más de 100.000 personas sin hogar. A partir de entonces, Chicago renació de aquellas cenizas con una fuerza de sobra conocida, hasta convertirse a día de hoy en una de las ciudades más pujantes desde el punto de vista económico y más interesantes por su arquitectura.

En aquellos primeros años después del incendio se construyeron tres edificios que son tres obras maestras: el Rookery (1888, Frank Lloyd Wright), el Auditorio (1889, Louis Sullivan) y el Monadnock (1893, Burnham & Root, Holabird & Roche).

Nuevo aspecto de The Ledge at the Skydeck, en Chicago

 

Pero en la memoria visual de todos está el Chicago más moderno de las últimas décadas, lleno de torres, edificios de negocios y miradores de esos que suelen calificarse como ‘de vértigo’. Entre otras referencias destaca la Willis Tower, construida en 1973, de 110 pisos, con una altura de 440 metros (527 si se tienen en cuenta las antenas). Durante 25 años fue el edificio más alto del mundo. En ese símbolo de la ciudad se inauguró en 2009 un mirador de balcones acristalados (The Ledge at the Skydeck) ubicado en la planta 103, la plataforma de observación situada a más altura de Estados Unidos (a 412 metros).

A partir de 2017, ese mirador comenzó una extensa renovación realizada por Skidmore, Owings & Merrill (SOM) –la misma empresa que se encargó de la construcción del rascacielos– que acaba de ser finalizada y reabierta al público.

Nota Piscina abierta mas grande del mundoConoce la nueva piscina infinita al aire libre más alta del mundo

 

Al entrar, los visitantes pasan por una exposición interactiva que explora cómo la arquitectura ha dado forma a la historia y la identidad de Chicago, con modelos de bronce de los edificios más influyentes de la ciudad. Luego, llega un viaje en ascensor hasta el piso 103, hacia la plataforma de observación transformada. Los cambios en el interior, la nueva iluminación y las mejoras en la tecnología de la construcción permiten vistas muy amplias de la ciudad, mientras que las nuevas pantallas interactivas animan a los visitantes a aprender más sobre la arquitectura histórica de Chicago.

«Al crear el nuevo Skydeck, queríamos honrar la claridad estructural y la simplicidad del enfoque de diseño original de la torre», explica Scott Duncan, socio de diseño de SOM. «Queríamos crear un telón de fondo tranquilo para que la gente se sumergiera por completo en el horizonte de la ciudad y permitiera que la vista hablara por sí misma».

 

Fuente\  abc.es, Portal de noticias

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Miradas Magazine

Miradas Magazine

Revista digital de marketing, turismo, tecnología, negocios, arte y emprendimiento.

Compartimos el mejor contenido para ti!

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Clave

Artículos Relacionados

Nota Residuos de paneles solares

Residuos de paneles solares: El mundo se enfrenta a un gran problema

Ocho millones de toneladas de paneles solares podrían llegar al final de sus vidas útiles para 2030. Los científicos federales están advirtiendo que una ola de desechos de paneles solares puede llegar a los vertederos de basura en forma masiva a menos que los investigadores descubran maneras de reciclarlos.

Nota contaminacion tecnologica

La contaminación tecnológica, un problema del siglo XXI

Móviles, tabletas, portátiles… La proliferación de dispositivos digitales se está convirtiendo en un problema para el planeta porque, cuando su vida útil finaliza —al año se generan casi 50 millones de toneladas de chatarra tecnológica—, su tasa de reciclaje es insuficiente. Aumentarla es clave para frenar el cambio climático y evitar el deterioro del medio ambiente.