Nota Destinos Gotemburgo

Así es Gotemburgo: la ciudad más verde de Europa

No obstante, Gotemburgo, una de sus ciudades más importantes, está en boca de todos a causa de sus esfuerzos por la sostenibilidad y la creciente atención mundial sobre cambio climático. La urbe sueca ha dicho basta y ha decidido enfrentarse al reto climático de frente y sin excusas, produciendo cambios reales.

País conocido por motivos tan dispares como IKEA o ABBA, Suecia no suele destacar en asuntos europeos debido a la importancia de otros vecinos continentales como Alemania o Francia.

Ubicada en la pintoresca costa oeste de Suecia, Gotemburgo ha liderado el Global Destination Sustainability Index (“Índice mundial de destinos sostenibles”, en español) durante los últimos tres años. De hecho, la segunda ciudad más grande de Suecia ha recibido el premio European Capital of Smart Tourism 2020 (“Capital europea del turismo inteligente 2020”, en español). Allí encontramos tejados con cultivo de verduras o vestuarios de piscina hechos con botellas recicladas. Esta bella ciudad nórdica está llena de ideas para cuidar del medio ambiente, aunque no fue siempre así.

Los holandeses fundaron Gotemburgo en el siglo XVII para establecer allí una colonia comercial. La ciudad creció de forma importante y en las décadas siguientes se convirtió en el principal puerto del oeste de Suecia. A mediados de la década de los 80, la entonces ministra de medioambiente, Birgitta Dahl, visitó la ciudad y declaró que era “el patio del infierno”, debido a la dejadez y la polución que presenció en el lugar. Estas declaraciones supusieron un punto de inflexión: los dirigentes políticos y los dueños de las empresas se reunieran para cambiar la situación de la ciudad y transformar Gotemburgo en una capital de la sostenibilidad.

Nota Banner DestinosThe Ritz-Carlton, Abama: Conoce el exclusivo hotel de las mil y una noche en Tenerife

 

 

Los esfuerzos de la ciudad para un futuro más sostenible son evidentes y la mayoría de sus industrias están de su lado. Todos los hoteles de la ciudad poseen diplomas medioambientales. Además, todos ellos deben alcanzar los estándares de sostenibilidad regionales. El Hotel Eggers obtiene su electricidad de su propia turbina de viento, mientras que el Hotel Clarion no usa plástico.

El 65% del transporte de la ciudad se nutre de energías renovables. Si todo sale acorde al plan, la cifra alcanzará el 100% en el año 2030. Los residentes y los visitantes pueden optar por uno de los 260 tranvías eléctricos de Gotemburgo, cada uno de ellos bautizados con el nombre de personalidades importantes de la ciudad. Además, podemos encontrar autobuses con cero emisiones o elegir el servicio público de alquiler de bicicletas, con numerosos puestos disponibles alrededor de la ciudad. Además, es fácil recorrer la ciudad a pie, pues su centro es pequeño.

 

En cuanto a la comida, puedes descansar tranquilo/a: si el restaurante en el que te encuentras pertenece a la asociación Taste of Gothemburg, este contará con un diploma medioambiental (o estará en proceso de obtenerlo). Hay muchos restaurantes vegetarianos en la ciudad y las autoridades requieren que cualquier carne servida en el municipio provenga de granjas orgánicas. La organización regional KRAV se encarga de asegurar que los restaurantes compran carne que cumpla con los estándares de bienestar animal y ganadería responsable. Taverna Averna, uno de los restaurantes más célebres de la ciudad, cultiva sus propias verduras en el tejado. Por otra parte, Upper House es un restaurante con estrella Michelin que produce su propia miel para edulcorar las bebidas.

La ciudad también está empeñada a adoptar una moda sostenible. El barrio de Haga está repleto de tiendas de moda sostenible como Thrive, que solo vende ropas naturales, orgánicas o recicladas. La marca internacional de vaqueros Nudie Jeans tuvo sus inicios en Gotemburgo. La tienda original aún tiene bastante éxito.

El puerto de Gotemburgo recibió en el año 2011 el premio Shipping Award, debido a su contribución a la protección medioambiental de la región. Se trata del primer puerto del mundo en proporcionar electricidad desde el muelle a los barcos atracados. Este es un gran paso para la sostenibilidad, pues la electricidad ofrecida desde tierra firme ayuda a reducir las emisiones de carbono.

El Aeropuerto de Gotemburgo-Landvetter tiene la máxima puntuación medioambiental. Todo esto ayudó a que la ciudad gane todo tipo de premios de sostenibilidad desde el año 2011, año en el que fue nombrada Ciudad del Comercio Justo y Mejor Destino Europeo de Ecoturismo. No obstante, la población de Gotemburgo sabe que aún queda un largo camino por delante y que la ciudad no puede acomodarse. Gotemburgo cumplirá 400 años en 2021 y ya se planean eventos de sostenibilidad y conferencias en las que se tratarán todos los proyectos del futuro. El emocionante proyecto Jubileumsparken regenerará una porción del puerto y del extrarradio para darle aún más vida a la ciudad. 250.000 nuevos residentes llegarán a la ciudad en los próximos 15 años. Esto conllevará nuevos desafíos, aunque nadie duda: Gotemburgo estará a la altura.

 

Fuente\  www.msn.com Portal informativo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Miradas Magazine

Miradas Magazine

Revista digital de marketing, turismo, tecnología, negocios, arte y emprendimiento.

Compartimos el mejor contenido para ti!

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Clave

Artículos Relacionados